La forma de llevar a cabo una dieta sana puede ser muy simple. Es una dieta que puede sanar tu cuerpo y hacer que desarrollarse bien su funcion. Una dieta que consiste en alimentos que han pasado por muchos procesos para llegar a tu plato no es la mejor. Hay que reconocer y comprender que nuestras vidas se han vuelto más agitadas de lo solían ser por lo que optamos por una comida más fácil, pero lo ideal es invertir un poco mas de tiempo para preparar tus propias comidas, bebidas y aperitivos y así mejorará tu vida tan drásticamente que nunca volverás a tus viejos hábitos alimenticios.

 

 

Prueba durante una semana y verás lo bien que te sentirás. Una dieta que consiste en alimentos vivos hará mejor su función en el cuerpo y a su vez te permitirá disfrutar de la vida al máximo.  Se deben separar los alimentos en dos categorías simples, estas son: vivos y muertos. El alimento vivo es el que no requiere ser cocinado y tiene fecha de caducidad inferior a 5 días. Un alimento muerto es algo que requiere cocción, procesado y empaquetado especial.  Idealmente el 100% de nuestra dieta debería ser de alimentos vivos en comparación con alimentos muertos, pero a veces es imposible. Por eso les digo a mis pacientes que si su dieta consistiera en un 70% de alimento vivo, se podría tomar el 30% restante derivado del consumos de alimentos muertos.

Alimentos Vivos

  • Ensaladas
  • Frutas
  • Frutas secas
  • Semillas
  • Verduras
  • Jengibre y Cúrcuma
  • Aceite de oliva y de coco
  • Espicies
  • Sal de himalaya

Alimentos Muertos

  • Pan
  • Pasta
  • Comidas preparadas
  • Postres
  • Galletas
  • Coca cola
  • Empanadas
  • Comidas fritas
Share This